MANTENIMIENTO DE UNA CASA PREFABRICADA DE MADERA

Existe la creencia de que la durabilidad de las casas de madera es muy corta. Es posible comprobar, en países donde es muy habitual este tipo de construcciones, que esta afirmación no es cierta, ya que hay muchas casas prefabricadas que cuentan con un gran número de años de historia. Algunas de ellas se mantienen en pie durante siglos, la única condición para que esto ocurra es que han de someterse a un mantenimiento adecuado.

Mantenimiento a bajo coste de viviendas de madera

Al igual que ocurre con otro tipo de construcciones, las casas de madera requieren un mantenimiento exterior y un mantenimiento interior para conseguir que se conserve en un estado óptimo, tanto en cuestión de estética como de impermeabilidad y aislamiento. Las maderas exteriores de una casa prefabricada requieren un tratamiento con barniz cada cierto tiempo. Los barnices utilizados actualmente son de poro abierto, denominados lasures. La aplicación del mismo es un proceso sencillo, ya que no requiere que la madera sea lijada previamente, sino que directamente se aplica sobre la capa anterior.

En principio es conveniente barnizar las diferentes paredes cada tres o cuatro años, aunque este tiempo es variable dependiendo de la exposición a la luz solar que tenga la madera, por tanto las paredes que estén menos expuestas necesitaran una menor frecuencia de barnizado. A medida que transcurre el tiempo la aplicación de sucesivas capas pueden esperar más, llegando a intervalos de hasta diez años.

El mantenimiento interior no es más complicado que en otros tipos de construcciones, siendo el suelo el que requiere de mayores cuidados. Los factores más importantes que pueden afectar a su aspecto son el uso y las variaciones de humedad que se puedan dar dentro de la vivienda. En la mayoría de los casos basta con una capa de barniz para mantener el suelo como nuevo.

Casas prefabricadas como vivienda habitual

La madera no es un buen conductor ni del frío ni del calor, por lo que las casas de madera poseen unacapacidad aislante de la temperatura exterior mucho mayor que otros tipos de materiales, lo que a la larga redunda en una importante reducción de costes de climatización. Todo ello, unido a los bajos costes de mantenimiento, hace de este tipo de construcciones una opción muy adecuada para utilizarla como vivienda habitual.

Fuente : casasprefabricadas24.com